Posts etiquetados ‘Sentimientos’

Hace demasiado tiempo que este proyecto se quedó en el olvido. Evidentemente es personal y esto no afectó a otros implicados.

Sin embargo, me proponía escribir a diario y, como otras muchas cosas, el compromiso se fue a la maldita papelera. Debe estar hasta las “trancas”. Como nadie viene a vaciarla cualquier día me inunda y me entierra.

Ahora lo vuelvo a intentar. Es evidente que la vida es un continuo intento y abandono. Pero al menos hay que persistir y no cansarse en el empeño.

Creo que este es un buen sitio y momento para escribir sobre muchas cosas. En principio para mí solo. Si voluntarios se deciden a leerme y seguirme será bajo su propia responsabilidad. No garantizo que guste pero sí que puedan entrar en el camino del desvarío y la sinrazón.

Me cuesta escribir. Pero no porque no me salgan las palabras, las ideas, porque me quede atascado … Mi desconfianza y afán de perfeccionamiento me hace escribir y borrar, escribir y modificar, borra, modificar, …

Dicen que muchos autores empiezan de esta forma y nunca terminan por publicar nada. No me extraña. Además, te hace trabajar despacio, inseguro y permite a tu mente desvariar por caminos que nada tienen que ver con la idea que desarrollas. Por eso quiero utilizar esta plataforma para intentar escribir tal y como pienso. Que las palabras pasen directamente a los dedos y no deambulen demasiado por la mente. Solo lo preciso y suficiente para darle forma y sustento. Es necesario que las ideas sean frescas y sin demasiada manipulación.

Cuando escribes en un blog intentas hacerlo como si estuvieras dando una conferencia frente a un grupo de personas. Muy curioso, cuando en la mayoría de los casos no te lee ni tus conocidos. Pero es una forma de gritar al viento. De desahogarte y expulsar demonios que te “runrunean” en el interior.

Leí en alguna parte que escribir es como hablar con uno mismo pero en voz baja. Debe ser verdad, las palabras fluyen, las ideas se construyen y llega un momento en que el texto cobra vida y es por sí mismo una historia. Tu historia. La que creas y la que vives.

Espero con este blog “hablar” a diario. Temporalizar mis ideas. Crear un ritmo de trabajo. Ordenar mi mente exponiendo sus inquietudes. O en la mayoría de los casos simplemente contar algo. Dicen que es una buena manera de mantenerse cuerdo. ¡Con los tiempos que corren no es mala meta!

Espero no volver a abandonar este proyecto y aunque sean una líneas, un par de párrafos, acudir aquí diariamente para dejar constancia de mi opinión.

En definitiva es solo eso, opinión. Entrar en la literatura por la parte más baja de la pirámide. La de los que leen, escuchan y opinan.

Si alguien me leyó, gracias, un abrazo y espero volver a escribirte.

Si nadie vino. No importa. Me sirvió para vaciar un par de estantes que estaban demasiado llenos y a punto de explotar.

Aquí estoy y aquí espero seguir.

Un Saludo.

Anuncios